CORNEA

QUERATOCONO

El queratocono es una alteración ocular en la que se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Su forma esférica habitual cambia por una cónica, originando un astigmatismo irregular que distorsiona las imágenes y una sucesiva disminución de la visión.

El queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

El principal síntoma es una disminución de la visión y la aparición o el aumento repentino de astigmatismo.

El astigmatismo es inducido normalmente por un defecto de refracción de la córnea que, a diferencia de la miopía y la hipermetropía, no suele evolucionar de forma natural con la edad.

Existen diferentes posibilidades de tratamiento según la situación de la enfermedad:

  • En los casos leves de queratocono se puede conseguir una buena visión corrigiéndola con gafas.
  • Los casos más avanzados precisarán de lentes de contacto rígidas para corregir el astigmatismo irregular.
  • En algunos casos, puede ser necesario recurrir a tratamientos quirúrgicos, como los anillos intraestromales para regularizar la córnea o el cross-linking corneal, un procedimiento que ha demostrado una gran eficacia para frenar la evolución del queratocono.

En los casos más graves, cuando la visión se ha reducido de manera importante, la única solución es la queratoplastia o trasplante de córnea. En la actualidad, el trasplante puede realizarse, en muchos casos, reemplazando selectivamente las capas afectadas de la córnea y conservando el tejido sano.

Queratocono

PTERIGIUM

Pterigium

Es un crecimiento anormal de la conjuntiva sobre la córnea. Ocurre más frecuentemente sobre el lado nasal, pero puede ocurrir también en el lado externo del ojo o en ambos.

El principal factor de riesgo para desarrollar un pterigion es la exposición solar y la sequedad, por esto ocurre en la zona interpalpebral. Las personas que trabajan al aire libre son las más frecuentemente afectadas.

OJO SECO

El Ojo Seco es una enfermedad muy frecuente en la que la superficie ocular no se encuentra correctamente protegida por la lágrima, por un déficit en la cantidad o calidad de la película lagrimal.

Su prevalencia aumenta con la edad, y es más frecuente en mujeres menopáusicas, en relación a los cambios hormonales.

Otros factores de riesgo son el uso de lentes de contacto, algunas cirugías oculares (fundamentalmente el LASIK), empleo de pantallas de visualización y algunos fármaco como antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos, diuréticos, etc.

En algunas ocasiones, se puede identificar alguna patología sistémica que produce el Ojo Seco, como el Síndrome de Sjögren (que asocia sequedad en boca y otras mucosas), la artritis reumatoide u otras enfermedades autoinmunes.

Ojo seco

Los síntomas más frecuentes del ojo seco son:

  • Irritación
  • Ardor
  • Sensación de sequedad
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Ojo lloroso, aumento del lagrimeo. Esto se produce como consecuencia de la hiperproducción refleja de lágrima cuando, por mala calidad, la existente no protege la superficie ocular.
  • En algunos casos, puede dificultar la visión, refiriendo el paciente mejoría de la misma tras parpadeos repetidos. Este síntoma, así como las molestias tipo arenilla, son frecuentes tras lectura prolongada o uso de ordenador.

La mayoría de los síntomas de Ojo Seco aumentan a lo largo del día, siendo más intensos por la tarde-noche.

Es importante que sepa que el Ojo Seco  NO se cura, pero SÍ SE CONTROLA.

A pesar de ello, si usted es tratado de forma correcta y cumple el tratamiento prescrito se verá libre de síntomas la mayor parte del año, llevando una vida totalmente normal.

El tratamiento consiste en:

  • Medidas generales como evitar ambientes con humo, corrientes de aire, ambientes secos, chorros de aire acondicionado dirigidos a la cara, conducir con las ventanillas cerradas, etc.
  • Las lágrimas artificiales son el pilar del tratamiento del Ojo Seco. Se trata de compuestos que imitan, en lo posible, la composición de la lágrima. En ocasiones es necesario “probar” varias lágrimas hasta dar con la idónea para usted. Es necesario que sea constante en el tratamiento.  Las lágrimas artificiales son inocuas para su ojo y no crean dependencia.
  • Higiene palpebral. Se trata de aplicar calor local sobre los ojos seguido de un suave masaje en el borde del párpado con una espuma, gel o toallita Debe realizarse fundamentalmente por las mañanas.
  • Otros tratamientos tópicos. Se pueden añadir otros colirios como la Ciclosporina A, el suero autólogo y ciclos cortos de corticoides tópicos.

Otros tratamientos como los Tapones lagrimales es la colocación de un pequeño tapón de material sintético en el punto lagrimal inferior.